CEREMONIAS

«Los ritos son necesarios», le dice el zorro al principito en el bello libro de A. Saint Exupéry. El principito, con el espíritu curioso que le caracteriza, pregunta: « ¿Qué es un rito?». A lo que el zorro responde de esta guisa: « Es lo que hace que un día sea distinto de los otros días; una hora, de las otras horas…»

Introducción:

A lo largo de la historia, el ser humano ha prestado una especial atención al ciclo de la vida, y a los momentos cruciales en los que se pasa de una etapa a otra como el nacimiento, paso de la niñez a la adolescencia, vida adulta, matrimonio y muerte mediante rituales públicos o privados llevados a cabo según ciertas normas establecidas por ley o costumbre para dar culto a lo divino o profano. Una manera solemne de marcar el punto transitorio en la vida no sólo frente a los propios cambios físicos, sociales y económicos sino también para cimentar la adhesión de una creencia, cohesión familiar y vínculo comunitario,  hasta el punto de que no resulta exagerado afirmar que el rito es un elemento constitutivo de la existencia humana.

El antropólogo belga Arnold Van Gennep fue el primero que describió científicamente estos rituales en su libro “Ritos de paso”, publicado en 1909, a la celebración con ciertas ceremonias públicas que se celebran con motivo de algunas situaciones vitales por las que pasamos las personas bien por propio proceso biológico (nacimiento, muerte…), u otro tipo de decisiones (matrimonio) que suponen un nuevo estatus social como son:

•    Ceremonia de nacimiento o iniciación.
•    Ceremonia de pubertad o afirmación.
•    Ceremonia de edad adulta o compromiso.
•    Ceremonia de fallecimiento o despedida.

Una característica esencial de los Ritos de Paso es que no son principalmente actos de la persona: situaciones, momentos o actos importantes para el individuo que puede celebrar con su círculo familiar; pero la ceremonia ritual pública, tiene que ver con su relación con la comunidad. Es la comunidad la que reconoce el acontecimiento del individuo, se siente afectada y públicamente lo manifiesta como es el caso de una catástrofe o un hecho extraordinario.


Ritos de paso para los confesionales- Ceremonias religiosas.

Cuando estos actos solemnes profesan un determinado credo se denominan ceremonias religiosas. Las diferentes culturas y religiones fueron imponiendo la mayoría de los rituales que componen cada una de las ceremonias que subsisten hasta la actualidad.

Ritos de paso para los no confesionales- Ceremonias laicas o civiles.

En los últimos años, las sociedades democráticas, y de manera muy notable la sociedad española, han experimentado profundos cambios sociales, políticos y económicos que han originado la aparición de un ciudadano más individualista, que tiende a basar sus valores y comportamientos en elecciones personales y a depender menos de la tradición y del control social ejercido por  estamentos como el estado, la familia o la Iglesia que tradicionalmente era la depositaria e intérprete de los códigos de conducta bajo el monopolio del rito para cualquier acontecimiento importante de la vida: bautizo, boda y hasta la muerte.

La sociedad española, durante siglos, ha vivido inmersa en una cultura de tradición católica. Con la Constitución de 1978 el país se establece como estado aconfesional y laico cuyas instituciones deben garantizar la libertad ideológica, religiosa y de culto. Los movimientos plurales y laicos comienzan a gestarse demandando públicamente nuevas ceremonias o ceremonias no convencionales, denominadas laicas, cuyas formas pueden contener rituales tradicionales sin recurrir a más dogmas que el sentimiento y la razón.

Por otra parte, el fenómeno de la creciente inmigración hacia Europa en general y a nuestro país en particular, tan positivo en
aspectos demográficos, económicos y culturales, ha introducido en las distintas instancias sociales y en la escuela un abanico de creencias, costumbres y prácticas de socialización muy diversas, a veces contradictorias, cuando no ocasionalmente enfrentadas a principios democráticos comúnmente aceptados en nuestra sociedad.

En estas circunstancias, se debe reconocer que la multiplicidad de códigos morales es una característica propia de nuestro tiempo. La vida en sociedad demanda acciones y conductas concretas que exigen a los individuos la consideración de la presencia de los otros, el derecho de todos a ser tenidos en cuenta y la necesidad de cumplir determinadas reglas de convivencia como conjunto de valores y normas que expresan el consenso, la racionalidad, la libertad, el respeto a los demás y la solidaridad que constituyen los cimientos de la misma.

Teniendo en cuenta de que la fe no puede ni debe ser jamás impuesta y que la sociedad occidental avanza hacia la secularización de  leyes,  costumbres y  abandono de las prácticas de culto, se mantiene el deseo de celebrar ceremonias de ritos de paso con una  liturgia que de cobertura  a estos actos simbólicos propios de la Sociedad Civil.

Algunos católicos practicantes manifiestan su oposición no solo hacia el nombre de estos ritos como “inapropiados y abusivos” por su parecida denominación con las formas sacramentales eclesiásticas, sino también hacia su contenido,  alegando una “copia burda” de los suyos con el riesgo de fomentar la  promoción e instauración de una “iglesia secular” contrapuesta o al menos paralela, a la organización existente.

Ninguna religión posee la propiedad intelectual en material de fe, costumbres y rituales. La religión católica se rige entre otros por un mandamiento que a lo largo de su historia les ha definido y caracterizado: “El amor al prójimo” y no hay amor cuando se pisa la libertad humana, por lo que es de obligada consideración tanto hacia los seguidores de cualquier creencia, como a quienes no profesan dogma alguno por respeto a la dignidad humana y convicción de que todos somos parte de la Vida.


Organización y método de trabajo:

Se compone básicamente en 5  fases:

1.    Entrevista e información sobre la ceremonia solicitada
2.    Definición de todos los puntos de su ritual acorde con los deseos del cliente  para hacer la ceremonia a medida.
3.    Producción: Protocolo, cronograma, ambientación y organización logística para que todos los cabos estén atados.
4.    Gestión del evento el día programado
5.    Evaluación del evento mediante un formulario que se envía al cliente como control de calidad y nivel de satisfacción.