CEREMONIA DE NACIMIENTO O INICIACIÓN

El primer ritual o ceremonia al que todo ser humano es sometido, aunque sea de forma involuntaria es el nacimiento. Ese es uno de los auténticos ritos de paso de los que el ser humano ha perdido la conciencia. Curiosamente el último ritual del que tampoco tendremos conciencia será el de  la muerte, así pues la vida empieza y termina a través de las ceremonias.

Muerte, transformación y resurrección son las claves y piezas angulares de la mayoría de los rituales.

Cuando un ser nace, actúa en el ritual por activa y por pasiva. Desde un punto de vista activo cambia su entorno y se tiene que enfrentar a un cambio rápido de los parámetros en los que se había estado moviendo con anterioridad. Desde el lado pasivo, los padres y familiares se ajustarán a una serie de medidas basados en la creencia religiosa o filosófica que profesen.

 Tanto en una como en la otra fase se cumplen tres preceptos básicos: morir, transformarse y renacer. Se muere como feto, se transforma como ser humano y se nace como tal.

En el bautizo se efectúa una muerte simbólica, es decir, se muere como persona no vinculada a un estamento. Mientras se ejecuta la ceremonia se realiza la transformación en un ser digno del grupo al  que pertenecemos. Finalmente, acabado el acto, se nace de nuevo como integrantes de una determinada comunidad.


BAUTIZO CIVIL O LAICO.

Introducción:

A lo largo de la historia, el ser humano ha prestado una especial atención al ciclo de la vida, y a los momentos cruciales en los que se pasa de una etapa a otra como es  el nacimiento, el paso de la niñez a la adolescencia, la vida adulta y la muerte con ceremonias acordes a su creencia o costumbre familiar.

Con la proclamación de la II República en España  e instauración de  la democracia reconociendo la libertad de culto,  reunión, asociación y petición como derecho fundamental de cada ser humano a elegir libremente según su conciencia, los españoles/as comienzan  a buscar puntos de anclajes laicos, libres de la monopolización religiosa.

En España ante el primer rito iniciático de la vida de un ser humano, los padres se enfrentan a dos alternativas dependiendo de sus propias creencias y/o tradiciones: celebrar o no el sacramento del bautismo de su nuevo hijo/a como entrada a la comunidad de Cristo.

Sin embargo, ha surgido una tercera opción: el Bautizo civil -cuyo término, está legitimado por la R.A.E., entre otras acepciones como “poner nombre a una persona o cosa”. El uso del término genérico “bautizo” se debe a que durante siglos, a raíz del Concilio de Trento la Iglesia regularizaba el modo de llevar los libros parroquiales como registro estatal admitidos como prueba en contenciosos civiles. No obstante la religión cristiana denomina a este acto Bautismo.

¿Qué es un Bautizo civil?

El bautizo civil es una opción laica al bautizo religioso que se puede solemnizar de dos formas: con carácter institucional o simbólico.


Bautizo institucional – Conocido por "Acto de  bienvenida  democrática",  se realiza en el Ayuntamiento  ante  el Alcalde o Concejal quien iniciará el acto con la lectura de los artículos 12 y 27 de la Convención de los Derechos del Niño de la ONU y el artículo 39 de la Constitución Española resaltando la importancia de la participación en la vida civil y la educación en los valores de la paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad. Los padres dirigen unas palabras y continuación éstos y dos testigos firman la Carta Municipal de Ciudadanía del niño que llevará la firma del edil que presida el acto.

Este documento carece de valor legal ya que el Código Civil establece que los padres deben registrar al recién nacido en el Registro Civil entre las 24 horas y los 8 días siguientes al parto. En caso de fuerza mayor, hay 30 días. En ese momento se inscribe el nombre con valor legislativo.

Su principal objetivo es la presentación oficial y simbólica de su hijo/a ante los amigos más cercanos  y  familiares, ratificando así el nombre registrado civilmente a la par que se designa unos padrinos cumpliendo las funciones de apoyo y ayuda al neófito/a en todos los momentos de su vida .

Será el propio niño/a cuando en su madurez,  con plena conciencia, se acoja a la religión o filosofía de vida de un modo libre y consecuente con su fe.

Bautizo simbólico- Introducido como “Ceremonia de imposición de nombre” en la cual los padres presentan a su hijo/a ante sus seres queridos, nombrando unos padrinos, quienes al igual que los progenitores, procuraran que su ahijado/a lleve una vida congruente con los ideales proclamados y cumpla con las obligaciones inherentes al los mismo. En los países anglosajones es denominado como 'naming ceremonies' o “ceremonias para dar nombre”.

En ambos casos acuden los familiares y los padrinos para arropar al recién nacido, pero en lugar de pila bautismal, agua bendita y unción como en el sacramento cristiano, en la versión civil institucional existe un libro para la inscripción del nombre del bebé y de los padrinos, una lectura de la Carta europea de los derechos del niño y poemas alusivos. En la simbólica el repertorio el más amplio.

Una vez que vez que el bebé este inscrito en el Registro Civil para que se le considere, ya desde sus primeros días de vida, como un ciudadano más del país, los padres tienen la opción de realizar una ceremonia social y humana destinada a solemnizar la imposición del nombre del neófito con rigor, profundidad y ritmo adecuado, donde la razón , el amor y  sobre todo la sensibilidad logre reconciliar posiciones  enfrentadas entre los partidarios de acogerse a un ceremonial religioso y los que se inclinan por una ceremonia civil con idéntica consideración y respeto hacia los seguidores de cualquier credo como a quienes no profesan dogma alguno.

Si en el sacramento del bautismo se derrama agua sobre el bautizado y se exige la profesión de la religión y el compromiso de padres y padrinos de educar en la fe al bautizado,  en la celebración del bautizo civil, los padres, consecuentes con su convicción moral, se comprometerán a una educación no confesional pero respetando en el seno familiar y centro que éstos elijan para la formación de su hijo el desarrollo pleno de su personalidad y  educación, asegurándoles de ese modo su derecho al libre ejercicio de la crítica y futura religión, filosofía o sistema moral que éste abrace y adopte como forma de entender la vida.

En el guión de la ceremonia se nombran a dos padrinos, adultos  que harán la promesa de dar tutela al niño en ausencia de los padres con los mismos compromisos que éstos han aceptado. La música acompañada de lecturas y la participación de amigos y familiares hacen de este acto un momento único e irrepetible que el día de mañana el niño agradecerá.

http://www.farodevigo.es/sociedad-cultura/2010/05/17/nueva-ola-liturgia-laica/439425.html

http://www.farodevigo.es/portada/2010/05/17/ultimo-bautizos-civil/439585.html


http://www.laopinioncoruna.es/fin-semana/2010/05/17/la-semana/las-claves/bautizos-civiles/4720.html

http://www.laicismo.org/antiguo/PHP/p_documento.php?pagina=3&id=13864

Servicios:

•    Búsqueda de lugares para la ceremonia y celebración del evento
•    Oficiantes de ceremonia tanto regional como a nivel nacional con 20 años de experiencia.
•    Ceremonias oficiadas en diferentes idiomas.
•    Servicio de asesoramiento, coordinación y gestión.
•    Cronograma y protocolo de la ceremonia.
•    Lecturas para escoger durante la ceremonia
•    Sugerencias musicales
•    Libros en otro idioma para el seguimiento del acto.
•    Pack con música en vivo o Dj.
•    Invitaciones
•    Detalles

Filosofía:

•    Buscar la diferencia
•    Incluir expectativas
•    Crear recuerdos inolvidables



Más información en el apartado Oficina virtual – Documentación Nacimientos-